El primer destino del tour por Escandinavia fue Dinamarca. Volamos desde Londres a Copenhague de madrugada para poder aprovechar los dos días que teníamos planeados.

Como la mayoría de las modernas capitales europeas el aeropuerto está conectado al centro de la ciudad por medio del metro. Un boleto sencillo al centro de la ciudad cuesta 36 coronas, lo equivalente a poco más de 100 MXN. Fue ahí donde el frío nos dio la bienvenida, caminamos por unos 10 minutos hasta el hotel Wake Up Copenhagen. Bastante cumplidor, aunque la habitación era muy pequeñita la ubicación es ideal para turistear.

En invierno en estas ciudades hay que optimizar el tiempo porque el sol se va máximo a las 4 p.m., a continuación les doy una lista de mis recomendaciones de qué ver y hacer en Copenhague en dos días.

Lo que siempre recomiendo es hacer el Walking Tour la realidad es que como novatas en ese clima obvio nos estábamos congelando, la temperatura era de 1 grado pero el aire era terrible pero para mí siempre es la mejor manera de conocer la ciudad, sobre todo el primer día para poder ver qué más se puede hacer y preguntarle al guía sus recomendaciones. Además que pagas lo que tú consideras que valió el tour, por eso generalmente los guías le echan más ganitas que un tour normal. Los principales lugares que visitamos fueron:

  • El Ayuntamiento
  • El palacio de Christiansborg
  • El puerto de Nyhavn
  • El Palacio Real de Amalienborg: aquí tuvimos la suerte de ver un ensayo de la guardia real para el regreso de la reina de sus vacaciones invernales.

Al terminar el tour caminamos por la marina para llegar hasta la famosa escultura de “La Sirenita”. Donada por el hijo del fundador de la cerveza Carlsberg en honor al cuento escrito por Andersen, uno de los escritores famosos más famosos del país.

Hambrientas y congeladas volvimos al puerto Nyhavn para buscar algo de comida. El rango de precios de todos los lugares es muy similar (carísimo), elegimos el restaurante Nyhavn 17 donde por primera vez probé los famosos Smorrebrod, que no son más rebanadas de pan con algún pescado y aderezo, bastante buenos la verdad. Lo más impresionante de ese lugar es que nos cobraron el agua de la llave en la cuenta jaja, menos mal fue ilimitada.

Para salir en la noche hay muchísimos bares de coctelería increíbles, tristemente fuimos entre semana y no había mucho ambiente pero vale la pena ir a conocerlos y tomarte un exótico drink.

  • Brønnum
  • Strøm: en este bar conocimos al bartender más cool de la historia y nos hizo una lista de recomendaciones de los mejores bares de las siguientes ciudades que visitaríamos.
  • La Fontaine: bar de jazz
  • Ruby

Al siguiente día fuimos a desayunar al mercado Torvehallerne, donde una vez más comimos Smorrebrod, que estaban exquisitos por cierto.

Smorrebrod
Smorrebrod

Después agarramos camino hacia la Ciudad Libre de Christiania (Christianshavn). Conocida principalmente por la venta de marihuana como si fuera un mercado de frutas. Es un barrio dentro de la ciudad que está autogobernado desde 1971 con alrededor de 1,000 habitantes. Una experiencia bastante peculiar, hay casas descuidadas, grafitis y muchas personas sumamente relajadas alrededor. Cada quien está en su rollo y las fotografías están prohibidas. Definitivamente es algo que hay que ver alguna vez en la vida.

Los Jardines de Trivoli son muy famosos pero el día que fuimos estaban cerrados, ojalá ustedes tengan más suerte que nosotras.

En general Copenhague es una ciudad hermosa, moderna y llena de historia. 100% recomendable visitarla y verlo con tus propios ojos.

Espero haberlos ayudado amigos 😀